0 elementos

Terapia Bioenergética & Holista Quantum SCIO

Terapia de biofeedback que emplea frecuencias electromagnéticas para corregir diversos desequilibrios.

 El sistema de electroterapia Quantum SCIO, emplea la tecnología más avanzada hasta el momento,   

en el ámbito de la retroalimentación biológica y la medicina energética.

Sistema de terapia energética Quantum SCIO

Terapia de Retroalimentación biológica que emplea frecuencias energéticas para tratar diferentes desequilibrios,

eliminar el estrés, y restaurar la salud de forma integral, progresiva y no invasiva. 

«Estrictamente hablando, no existe la materia como tal. Toda la materia surge y se sustenta únicamente en virtud de una fuerza que hace oscilar a las partículas» (Max Plank, padre de la física cuántica)

El sistema de electroterapia, Quantumm SCIO, emplea la tecnología más avanzada en el ámbito de la retroalimentación biológica (biofeedback), y la medicina energética.

Ha sido especialmente diseñado para eliminar el estrés en el organismo, la principal causa en diferentes desequilibrios, tanto bioquímicos, como energéticos y emocionales.

De esta forma el organismo recupera gradualmente el equilibrio y la capacidad de homeostasis, necesaria, para su autorrecuperación, lo se traduce en u incremento de energía y vitalidad.

Su interfaz detecta y procesa un millón de datos biológicos, estímulos o reacciones frente a la información de 9000 sustancias y remedios naturales y alopáticos diferentes (homeopatía, flores de Bach, fitoterapia china, ayurvedha, gemoterapia, sarcodes, isodes), y selecciona las terapias que el sistema detecta como necesarias para llevar al equilibrio: Medicina tradicional china, electroacupuntura, electrohipnosis, PNL, Terapia Rife, para patógenos, detox, terapia de vitalidad celular, Reparación de ADN y ARN, terapia Mora, Radiónica; limpieza y reparación del biocampo de energía (chacras, aura, meridianos de energía).

Este sistema de electroterapia y bio-resonancia trivectorial, está siendo empleado por numerosos profesionales del campo de la salud holista y la bioenergía, en todo el mundo, y continúa perfeccionándose en diversos centros de investigación avanzada.

Sistema de biofeedback, avalado por la F.B.A (Fundación biofísica aplicada), sede en Barcelona.

 

Quantum SCIO y las terapias vibracionales

Alrededor de toda persona, animal, planta, mineral, y microorganismo, existe un campo de energía que lo rodea y que vibra en un rango frecuencial, determinado.

Lo átomos, que componen a las moléculas, se mantienen unidos gracias a un enlace energético, que mantiene su configuración molecular y le aporta una frecuencia electromagnética específica. Existe en la naturaleza, trillones de diferentes frecuencias, con las que interactuamos, y mientras que unas resultan afines, otras nos desequilibran o causan malestar, aunque no seamos, por lo general, conscientes de ello (Principio de resonancia o afinidad y de disonancia armónica).

El sistema biológico humano, se comporta como un sistema cuántico abierto, en continuo cambio y transformación, y en el que influyen permanentemente, el campo cuántico que le rodea. Cada sistema funcional del cuerpo en nuestro organismo, cada órgano, cada célula, vibra a una frecuencia de vibración determinada, y esta vibración puede verse afectada por diversos factores externos (sustancias tóxicas, radiación, patógenos, virus..), y también por factores internos (emocionales, bioquímicos, estrés..).

Las personas formamos un Todo, o una Unidad indivisible, que configura tanto la parte física, bioquímica, mental, psicológica, como la parte energética, y estos diferentes sistemas se afectan, retroalimentan e influyen, permanentemente.

Si bien, por lo general, los desequilibrios que afectan a las personas, se manifiestan en el cuerpo físico, esta desorganización suele preceder en el cuerpo energético, pues es quien configura y comanda al cuerpo físico aportando coherencia o no, a las células.

Por esta razón, los desequilibrio o síntomas que se manifieste en el cuerpo, suelen derivar de la desorganización en el campo energético del cuerpo, y este sistema es necesario que se repare, antes de enfocarse en tratar, el síntoma o la enfermedad.

El campo lumínico del cuerpo, compuesto de biofotones, controla al campo molecular, que configura a la materia.

Los campo de fotones, o quantums de luz, dan lugar a los biofotones, cuyo lenguaje celular es consiste en informar mediante impulsos coherentes y armónicos, y esta información, se deposita en los genes (ADN), y en otras moléculas.

Mientras los fotones logran mediante una intensa actividad irradiación, sintonizar y dirigir todas las reacciones químicas a nivel celular, así como, incrementar la capacidad enzimática; los biofotones logran la regulación, y la comunicación celular.

Los fotones son ondas portadoras de energía sutil, y aunque los campos fotónicos se mantienen constantes en las células vivas, este campo podría afectarse, por diferentes causas.

Nadie puede concentrarse para que suceda la cicatrización, o para que se repare una fractura, o para llevar a cabo la digestión y absorción de nutrientes, y se activen los procesos enzimáticos necesarios, para ello, si no, que, sucede sin más, por la inteligencia innata del cuerpo, sucede a un nivel inconsciente.

La mente consciente, suele interferir o estorbar, en los procesos de vida, anula o estorba, en muchos casos en los procesos inconscientes e intuitivos, y puede sabotear incluso, la sanación y recuperación, cuando se le cede el control, de nuestros procesos internos, solo a la mente consciente, lógica y racional.

El sistema de terapia Quantum SCIO; interpreta la información de frecuencias que le envía el cuerpo, en un biofeddback constante, se comunica con la información del Supraconsciente, donde se ha venido gravando toda la información biológica y energética relativa a una persona (consciente e inconsciente), desde su nacimiento.

Experiencias pasadas, traumas, crisis personales, emociones, incluso la influencia de las acciones relacionadas a lo largo de la vida, en relación con el karma, se archivan en nuestro Supraconsciente, afectando más o menos negativamente, en la vida actual.

Mediante este tipo de terapia, se logra interpretar ese archivo de información frecuencial personal, y  reordenar el campo electromagnético  de cada célula, órgano, y sistema funcional, del cuerpo, mediante una retroalimentación continua de información, que lleva a interpretar, a anular las frecuencias perjudiciales y a potenciar las frecuencias energéticas beneficiosas para mantener y(o recuperar, el equilibrio, y la salud.

Desde un archivo de frecuencias electromagnéticas, se hace posible el poder captar, modifica y emitir, la frecuencia vibracional correctiva, para que se recupere tanto la información perdida en las células, como la coherencia celular necesaria para que el cuerpo se restablezca a sí mismo, primero a un nivel vibracional, y finalmente, a un nivel físico, o estructural.

Cuando un grupo de físicos, se pusieron a observar el comportamiento de los fotones, observaron que mantiene dos estados, uno físico, como partícula y otro energético, o espectral, como estado de onda.

Como partícula pertenece a la tercera dimensión, y como onda, a la quinta dimensión, dimensión inmaterial. En la quinta dimensión, estado cuántico de la realidad, todas las posibilidades confluyen al mismo instante, pues se conforma como estados de posibilidad, con las que podemos resonar, o no, y manifestar un cambio sustancial, en la vida.

Cada átomo en nuestro cuerpo, posee una carga atómica positiva, rodeado de electrones con carga negativa, localizados en ondas bien definidas. Los electrones pueden saltar de una órbita a otra, que se encuentre “cuantizada”, de forma imposible de predecir, y al hacerlo van a absorber un fotón, con una energía bien definida de vibración superior, con la que se ha cargado el electrón.

Hay que tener en cuenta, que el electrón solo puede realizar ese salto, hacia una órbita de energía superior o “cuantizada” cuando ha acumulado la suficiente energía, para hacerlo, y si bien, se puede predecir la probabilidad de que realice el salto, el Momentum en el que lo va a realizar, resulta impredecible.

Es en ese preciso momento, cuando el electrón pierde toda realidad física, pues se encuentra en un estado espectral o energético, en el que pueden darse por tanto, todas las posibilidades posibles, en función de la autoconSciencia.

Ese es el salto cuántico de la conciencia, por el que se logra alcanzar un estado superior de vibración lumínica (luz), que permite dirigir a la consciencia, hacia los cambios que es necesario realizar en la vida, para sanar y transformarse.

Hay que tener en cuenta, que, en tan solo ocho meses, sucede una renovación de todas y cada una de las células de nuestro cuerpo, a excepción de las células nerviosas, que no mueren, sino que, se acoplan y desacoplan, se organizan y desorganizan, en función de hacia dónde se dirijan las sinapsis neuronales.

Este salto cuántico, que sucede a un nivel energético inicial, es muy complejo y comprende diferentes factores, parte de lo más profundo de la ConSciencia, y se enfrenta a las experiencias vividas, que frecuentemente, sabotean y entran en contradicción con los propios deseos. Además, nuestras experiencias más íntimas, personales o transpersonales se encuentran en armonía, con nuestro entorno, o realidad física.

El salto cuántico supone alcanzar una nueva ruta evolutiva, una ruta más acorde con la propia naturaleza, o esencia pura, con la nueva y más alta vibración que se ha alcanzado a un nivel celular, pues sin esa nueva ruta más autoconsciente, los cambios internos no se podrán sostener en el tiempo, y la vibración tenderá a bajar, nuevamente.

De modo, que, el trabajo personal, deviene irremediablemente de intentar buscar esa nueva ruta, y evolucionar, en ella.

Y si bien, en nuestros genes, se encuentran la información, de diferentes enfermedades, estas pueden o no, activarse, en función de la autoconsciencia, en función de su desarrollo y de los estados emocionales con los que sintonizamos, factores de gran influencia que pueden hacer que un destino, modifique.

Si uno vive en un estado de pérdida constante, o de autodestrucción, de falta de lucha por la vida (impulso thanatos o la muerte), lo más probable es que lo que llegue por principio de resonancia sean sucesos o situaciones, en las que poder seguir experimentando esa negatividad, destructiva.

Las células reproducen y comunican la misma información una y otra vez, hasta que cada célula ha captado el mensaje, hasta que llega al ADN celular, donde ahora si se puede llegar a activarán la información de alguna enfermedad, que había estado latente, pero inactiva, hasta eses momento.

Pero si esa misma persona siente, que su momento de abandonarse a su suerte, no ha llegado, sino que, se manifiesta un fuerte espíritu de lucha e impulso por la vida (el Eros), las células vibrarán igualmente en lucha y superación, son células optimistas, que colaboran y ayudan a sanar, incluso a maximizar sus funciones, para este propósito.

Y todo ello, sucede por el mismo Principio de resonancia, o de afinidad.

Cuando nos alejamos del AMOR (el Eros), atentamos contra nuestra existencia, pues etimológicamente A, se refiere a “sin” y MOR, se refiere a “muerte”. El amor, nos aleja de la muerte, pues este sentimiento manifiesta la frecuencia más pura y poderosa del universo, tanto, que el amor trasciende incluso a la muerte, a este ciclo de existencia, pues la energía no muere, sino que, se transforma.

Por los experimentos llevados s acabo por la física cuántica, sabemos la importancia de la observación, la influencia que ejerce el observador, sobre o observado; nuestra autoconsciencia es ese observador callado, que no solo influye sobre lo observado, sino que llega a ser lo observado. El trabajo deviene, en centrar la observación, en ese punto central central de la ConScisncia, que lleva a hacer mover Todo nuestro sistema biológico, nuestra alma y nuestro Ser.

El salto cuántico de la consciencia, conlleva, que se incrementa la propia “luz” interior, por la agregación de quantum luminosos, llevando a vibrar a una más alta frecuencia, pudiéndose activar codones de ADN en desuso, y recuperar una información valiosa que se estaba perdiendo y de este modo se puede propicia, la auto-reparación.

Esta capacidad auto-reparadora y transformadora, es la piedra filosofal de los antiguos alquimistas, ser el agente transformador y transformado, el despertar a la esencia de nuestra naturaleza poderosa, que es física, al tiempo que resulta espiritual, y divina.

Es necesario darse cuenta, que, en gran parte, tenemos el poder de darnos y quitarnos la vida; de que poseemos un poder quasi infinito, para transformarnos, y transformar la realidad que nos rodea.

El mismo principio de afinidad, del Amor, interviene en esa interacción selectiva que lleva a resonar o no, a un nivel macro y micro celular, por la interacción de las cargas atómicas y vibracionales van a interactuar. Los microrganismos se unen a organismos afines, con una vibración similar.

Un organismo, que vibre en una baja vibración, atraerá con mayor probabilidad, a agentes patógenos que vibren en una frecuencia similar a la de su huésped y por el principio de afinidad se quedará allí a desarrollarse, y expandirse. Estos microorganismos afines, que podrían suponer la descomposición, tendiendo a destruir por superpoblación, el hábitat que las contiene.

Las células infectadas podrían crecer de forma desproporcionada, y desordenada, volviéndose invasivas, de forma maligna.

Si nuestra consciencia se expande lo suficiente, como para darse cuenta, mediante un trabajo personal, o por una revelación profunda, o, “iluminación”, como para sufrir un abrupto cambio, un salto cuántico, de la ConSciencia, la vida se direcciona y el propio destino.

Cuando los biofotones luminosos se activan, la consciencia se ilumina y pone su empeño en potenciar la vida, el mismo proceso que dio origen a una determinada enfermedad puede revertirse, una vez que esa persona, eleva su vibración, pues los microorganismos de baja vibración que antes lo había invadido por superpoblación, no encontrarían alimento.

Y ésta, precisamente, es la parte que hemos olvidado, que somos esencialmente una chispa de luz, un vórtice de energía en el interior de un cuerpo, y esa luz vibra en cada célula, comunicando al ADN, la historia de nuestra existencia.

La sanación, incorpora una recuperación de la persona en su totalidad, pues engloba a diferentes planos de interacción, físico, emocional, psicológico y espiritual, y por esta misma razón, en la antigüedad, la sanación se buscaba y devenía en los templos, donde las personas se centran en su parte espiritual, o divina, donde la mirada se dirige hacia el interior de si mism@, para examinar su autoconsciencia y desarrollar la fe, y el impulso necesario, en la vida.

 

 

Las frecuencias de vibración, influyen y modifican la materia.

El plano invisible o electromagnético de la realidad, determina la forma.

La palabra Cymatics, deriva del significado del griego “Kuma” ola u onda, para describir los efectos periódicos que tienen el sonido y la vibración de la materia. El doctor Hans Jenny (1904-1972), médico y científico suizo, estudió las relaciones entre materia y energía y, respaldado por una metodología muy bien documentada, que puede ser reproducida en los laboratorios, construyó el fundamento de una nueva ciencia, a la que llamó “Cimática” (Cymatics).

El Dr. Jenny puso arena, aceites y polvos sobre platos de metal, que él hizo vibrar con un generador especial de frecuencia y un altavoz. Sus experimentos, produjeron hermosos e intricados patrones, que eran únicos, para cada vibración individual.

Es más, estos patrones variantes, permanecieron intactos mientras el sonido pulsaba a través de la sustancia; si se detenía el sonido colapsaba.

Catorce años de experimentación le llevaron a comprobar que el mayor o menor grado de complejidad molecular de un ser depende de las frecuencias de energía, que reciba su cuerpo.

error: Content is protected !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad